Si deseas recuperar la línea…

El Nacimiento

¿Estás amamantando? ¡La buena noticia es que la lactancia debería ayudarte! Dar pecho es un gasto de energía (en el orden de las 500 kcal por día), y una buena parte de esta energía se toma de las reservas de grasa acumuladas a lo largo del embarazo. La pérdida de peso es, sin embargo, progresiva y varía de una mujer a otra.

Pero, repitámoslo, no comiences una dieta draconiana para acelerar tu recuperación de la “figura”. Tu cuerpo necesita recuperarse y retomar fuerzas reconstituyendo sus reservas musculares, de vitaminas y de minerales.

Ponte un objetivo de 2 kilos por mes: no es demasiado rápido, esto evitará que vuelvas a ganar peso y es mejor para la piel.

Es inútil el enfocarse sobre las calorías. Concéntrate mejor en la calidad de la composición de tu plato, cocina simple y ligero (a la parrilla, al horno, wok,…)

  • Frutas y vegetales y feculentos (pan, pasta, arroz, o papas…) con cada comida,
  • 3 productos lácteos por día,
  • Una carne o un pescado cada día,
  • Opta por los aceites vegetales,
  • Evita los alimentos grasos y/o dulces.

Cuidado con las comidas desorganizadas: la lactancia da hambre y el ritmo del bebé no es necesariamente compatible con tu apetito. Desconfía de las pequeñas comidas a deshoras, sobre todo durante la noche, y si no lo resistes, come ligero: una fruta, un yogurt o un pan con algo para untar.

Bebe mucha: agua, té caliente o frio, caldo de vegetales, infusiones, café descafeinado, sopas, sodas light…

Muévete, ¡adelante, camina!

Para estabilizar tu peso, es necesaria una actividad física regular. Después del descanso indispensable obligado por la reeducación perineal (que, si todo pasa con normalidad, dura alrededor de 6 semanas, con 1 o 2 sesiones por semanas con el kinesioterapeuta), retoma progresivamente tus actividades anteriores. Mantente activa en lo cotidiano y aprovecha tu licencia de maternidad para respirar: camina con tu niño en carriola desde el momento en que el médico así lo indique, toma las escaleras en lugar del ascensor, haz las compras a pie… Y luego, pídele a papá que cuide al bebé por una hora para practicar el deporte de tu elección…

Si deseas recuperar la línea…