La angustia del octavo mes

El Nacimiento

Tu bebé experimenta una sensación de inseguridad, una sentimiento de amenaza frente a los rostros que no conoce bien. Tiene miedo de no verte nunca más desde el momento en que sales de la habitación. Resultado: mira para otro lado, te agarra, hunde su rostro en la cavidad de tu pecho y llora. Esta angustia, todos los bebés la experimentan con más o menos la misma intensidad.  

*Para tener en cuenta

Es una etapa indispensable. Esta etapa es importante en el desarrollo de tu bebé. Indica que el bebé distingue a su mamá y sus seres queridos de aquellos que le resultan extraños.

¿Cómo reaccionar?

Es necesario tomarlo en serio y calmar a tu pequeño con palabras dulces, mimos y gestos que los relajen. Déjalo que traiga su juguete preferido, este le ayudará a soportar está separación.

Su juguete predilecto, ¡el remedio milagroso!

Ya sea que se trate de un peluche, un pañuelo o de un viejo pedazo de tela que lleva a todos lados con apariencia “dudosa”, lo llamamos doudou (en Francés)…, se le reconoce por el olor y acompaña a tu pequeño en todo tipo de circunstancias. Nos imaginamos a veces que el doudou hace que el bebé no crezca, cuando en realidad es lo contrario, ayuda a crecer. Es gracias a este objeto que podemos dejar a mamá sin llorar, dormir en la oscuridad, irnos solos durante el fin de semana a ver a la abuela o aventurarnos en el mundo de la guardería o con la niñera.

 

 

 

¡El doudou bajo vigilancia extrema!

Nunca laves su doudou sin que el principal interesado esté de acuerdo. Hay que negociar con firmeza ya que un doudou limpio, es un doudou que no huele más…y esto, ¡esto es difícilmente soportable! Al viajar, no guardamos jamás el doudou al fondo de una maleta. Debe mantenerse siempre al alcance de la mano. ¡Nunca se sabe!

*Para tener en cuenta

Evítalo de ser posible salvo que sea un caso de emergencia. Todos los especialistas están de acuerdo, es poco aconsejable inscribir al niño en una guardería o dejarlo con una cuidadora entre los 7 meses y el año de nacido. Tampoco aproveches este periodo para cambiar de niñera.

La angustia del octavo mes