El gabinete de las medicinas: manual de uso

El Nacimiento

Debes tener un botiquín de medicinas instalado en un lugar fresco, seco y protegido de la luz. Así mismo, tienes que evitar tenerlo en un baño o en la cocina. Debe estar colocado en un lugar alto para estar fuera del alcance de los dedos pequeños curiosos y fisgones. Por otra parte, debe estar siempre cerrado. Todos los medicamentos, incluso los que se toma todos los días deben estar bajo llave.

Su contenido
Algunos padres son fieles a la medicina tradicional, otros optan por la homeopatía, otros utilizan ambas. El contenido de una farmacia de la familiar varía en función de estas elecciones, pero de todos modos aquí están los “indispensables”.

* Prudencia y cuidado

No le des ningún medicamento a tu bebé sin el consejo del médico y menos aún, si se trata de un medicamento para adultos. No es adecuado para un niño pequeño. Su cuerpo y su sistema nervioso están creciendo. Él es incapaz de eliminar los productos con la misma eficiencia que los adultos.

Para los cuidados de heridas y golpes externos:

> una botella de eosina o mercurocromo para los enrojecimientos;
> un desinfectante para todas las pequeñas heridas;
> cinta adhesiva médica y vendajes pre-cortados de diferentes tamaños;
> curitas para una cortada;
> una pomada para las contusiones y los golpes;
> un ungüento para calmar el dolor y la inflamación después de una picadura
de insecto;
> una crema o una gasa estéril para limpiar y cubrir heridas y quemaduras.

Para problemas digestivos:

> supositorios de glicerina para el estreñimiento;
> sales de rehidratación para diluir en agua en caso de vómitos o diarrea severa.

Para limpiar la nariz resfriada:

> solución salina en dosis única o en spray, o una solución de agua de mar.

Para la fiebre:
>un termómetro electrónico o auricular y medicina contra la fiebre y el dolor:
paracetamol para “bebés” y ” niños”.

Para la tos:
Un buen humidificador y un jarabe para la tos sólo en caso de tos seca.

*Atención
> Todos los frascos deben estar etiquetados.
> Comprueba regularmente la fecha de caducidad la cual se encuentra obligatoriamente escrita en
cada caja.
> Las tabletas y las bolsas se mantendrán fuera de la humedad; los
supositorios lejos del calor, las vacunas hay que refrigerarlas.
> Muchas gotas se conservan sólo 2 semanas después de la apertura.

El gabinete de las medicinas: manual de uso